sobre mí

En esta página te hablaré un poco de mí, qué hago y cuál es mi historia. Te agradezco desde ya tu amable visita.

me llamo miguel Ángel y soy escritor

Te doy la bienvenida a mi página. La página de «Quién soy» es complicada: no es fácil hablar de uno mismo sin dejar atrás cientos de cosas importantes y sin perderse en nimiedades; pero intentaré que me conozcas un poco más en las próximas líneas.

Mi historia no es nada del otro mundo: fui Roberto Alcázar, el capitán Trueno, el guerrero del antifaz y Superlópez en mi niñez. Pero también fui Mortadelo (me encantaban sus cambios de «look»), Jabato, más de un personaje de Marvel (vale, siempre me flipó más la Masa, (¿y a quién no?). También disfruté de las aventuras de Pepe Gotera y Otilio, de Rompetechos, de Carpanta y de las de Zipi y Zape. Era un niño con la cabeza en las nubes. Tenía el increíble superpoder de pasar horas mirando la hoja de un libro de texto, mientras transgredía todas las leyes físicas conocidas, viviendo aventuras tan lúcidas que parecían reales. En definitiva, era un caso perdido. 

Con los años pasé de los cómics a los libros y el mundo perdió un maravilloso ingeniero, químico o naturópata, vete tú a saber. Lo cierto es que me enganché a vivir en otros mundos y otras realidades y desde muy temprana edad me puse a escribir mis propias historias. Reseñaba lo que leía en fichas, de esas rectangulares con rayas horizontales, y las metía en mis libros, que compraba en todos los mercadillos que venían al pueblo. Me apunté a algo que se llamaba «Círculo de Lectores» y devoraba libros a diestro y siniestro. Gastaba todo el dinero que conseguía en libros, como hacía de niño con los cómics. Y seguía escribiendo.

El tiempo siguió su curso. Primeros amores. La carrera de Magisterio. El servicio militar obligatorio (los milenials tendrán que hacer aquí un acto de fe).  Primeros trabajos. Ordenadores y todo un mundo nuevo de descubrimientos. Con mi ordenador IBM 286 sx me sentía un dios programando en Basic. O me habría sentido un dios si hubiera podido hacer algo decente, más allá de mover un monigote pixelado de un lado a otro de la pantalla. En fin, eran otros tiempos y de hecho, era otro siglo. A principios de los noventa escribí mi primera novela: un desastre que no había por donde pillarlo: cientos de hojas tiradas a la basura. Pero aprendí muchísimo.

Después vinieron muchos artículos, creación de páginas webs y toda una época de múltiples puestos de trabajo, relaciones y demasiada tensión en mi vida como para embarcarme literariamente en nada serio. Además, empecé a interesarme por la creación de videojuegos, monté grupos de trabajo y creé historias para algunos juegos. Pero lo más importante es que seguí aprendiendo, y el tiempo -inexorable e inmisericorde- siguió pasando.

Ahora tengo casi cincuenta años. Adoro escribir. Me encanta hacerlo para un público infantil y juvenil, aunque todo lo que sea fantasía me fascina. He aprendido que para escribir no necesito una musa, sino un método. Últimamente estoy escribiendo bastantes relatos cortos de fantasía, y lo estoy disfrutando muchísimo. Si estás interesado en convocatorias, concursos o antologías, tengo una sección específicamente diseñada para tener a tu alcance toda esa información en este enlace.

Si quieres contactar conmigo, lo puedes hacer en la sección de contacto.

Si quieres ver lo que he publicado o los proyectos en los que ando trabajando puedes verlo en este enlace.

Un fuerte abrazo y gracias por dedicar tu valioso tiempo haciéndome esta visita.

“Soy un apasionado de la fantasía y la escritura creativa ”