¡Me encanta Devie! Lo imaginé larguirucho, pecoso, sincero e inquieto y la verdad es que su personalidad me fue enganchando. Su absoluta lealtad con su mejor amigo Algarrobo es digna de mencionar, así como su fraternal amor por Tikiari, con la que compartirá más de lo que puedo mencionar por no hacer spoilers innecesarios.

Devie ha pasado toda su vida rodeado de alumnos de magia, profesores y algunos de los magos más poderosos de Globo, ya que Endebur es la mayor escuela de magia que existe: no es sólo una escuela como la podemos entender nosotros. Se trata de una enorme ciudad, circundada por elevados muros y torres. Dentro se desarrolla una ferviente actividad comercial. Fuera, campos de cereales, terrenos con árboles frutales y enormes cultivos de especias diversas adornan el paisaje. Y en el centro mismo de esta gran urbe se encuentra la escuela.

Devie siempre lleva un colgante en el cuello. Es lo único que heredó de un hombre que no conoció. Cuando él tenía apenas un año de vida, su padre, Drevan, dejó a Tikiari y a él mismo en las manos de los magos de la escuela. Desde muy pequeño, Devie siempre le ha pedido a Tikiari que le cuente -una y otra vez- la historia de su padre, quedándose dormido al concluir, bajo la atenta y dulce mirada de la chica. De su madre, nunca supo nada el chaval, pero en Tikiari encontró la hermana y la madre que nunca tuvo, pues ella siempre estuvo a su lado, aconsejándole y dándole toneladas de cariño.

A lo largo de la historia, Devie va descubriendo cosas de sí mismo que le dejan estupefacto. También va conociendo más a sus amigos: Algarrobo, Kobi, Kina y los gemelos. Sus aventuras los unen más de lo que ellos mismos imaginan y poco a poco sus propias experiencias vitales se van mezclando con la de los otros. Hay situaciones por las que pasan muy complicadas, pero en todo momento Devie mantiene una fortaleza y un carácter, que lejos de convertirlo en líder, lo hace cercano y conciliador con sus amigos. Con defectos, pero también con virtudes extraordinarias, Devie es adorado por sus compañeros. Frente a personajes como Kina, con su personalidad arrolladora y su voluble carácter, Devie destaca por su humildad, aunque a veces, como niño que es, de él también surgen estadios de rebeldía y ciertos guiños de picardía que dan lugar a situaciones como esta:

—¿Te imaginas una carrera montado en una salamandra de estas? —le decía Kina a Tikiari.
—Tiene que ser divertido —reconoció la chica mayor—, pero también peligroso, ¿no crees? —le preguntó.
—Cuando vas con esta pandilla te acostumbras al peligro —dijo Kina teatralmente y se echaron a reír.
—La que va a hablar —le dijo en voz baja Devie a Algarrobo—. La misma que decide ir a sitios peligrosos, la que abre los cofres sin mirar si tienen trampas, la que…
—¡Devie, te estoy escuchando! —dijo Kina con la cara enrojecida mirando al chico fijamente.

Devie se sobresaltó y como no sabía dónde meterse, cogió a Algarrobo del brazo y casi salió huyendo, adelantándose a todos. Algarrobo miró atrás y vio cómo Tikiari literalmente sostenía a Kina para que no saliera corriendo tras los dos amigos.

¿Quieres saber más de Devie o que lo conozcan tus hijos? Ya sabes, tienes toda su historia en los libros de La Pandilla Mágica.

¡Gracias por leer mis notas!

¿Te unes a mi lista de correo? 🙂

Rellena el siguiente formulario para suscribirte.
(No te enviaré spam y no cederé tus datos a terceros)

 (recibirás toda la información del blog)
  (sólo recibirás las reseñas de libros)

enviar newsletter gratis by Mailrelay

Relacionado