Introducción: del papel a la máquina de escribir

Recuerdo cuando me pasaba horas en alguna terraza o bar, a finales de los ochenta, escribiendo con mi pluma estilográfica. También recuerdo que por aquel entonces podía tomarme diez tazas de café al día sin pestañear y dormir como un tronco como si hubieran sido batidos de fresa. Eran otros tiempos. Con veinte años hice una de las cosas de las que más me he alegrado: fui a una academia para aprender a escribir a máquina

Todo cambia, lo cual no quita que de vez en cuando me encante coger papel y bolígrafo para tomar unas notas o hacer algún que otro boceto. Pero la verdad es que para trabajar y escribir en serio, ya sean artículos o algo más serio, me voy al ordenador. Para mí sería impensable plantearme escribir una novela en papel para luego pasarlo a digital. Además, porque como os comentaré después, todo lo que implica el trabajo de un artículo, libro o lo que sea, lleva consigo una investigación y documentación que registro en el mismo formato digital y que comparto en la misma pantalla. No me imagino la cantidad de papeles, libretas y notas que tendría que tener en mi escritorio. Probablemente tendría que montar varios tableros de corcho en las paredes, y la verdad es que no tengo tanto sitio. Tampoco tengo necesidad. Para el que le guste, genial; pero la verdad es que las nuevas tecnologías a mí me conquistaron.

Sobre procesadores de texto

Me acuerdo de Wordperfect, la tuve tanto para DOS como para windows 3.1. ¡Era maravilloso! De repente te sentabas delante de tu monitor monocromo y podías hacer cosas increíbles -columnas, alineación de texto, tablas y mil cosas más- para alguien acostumbrado a luchar con su Olivetti. Pero entonces apareció Microsoft Word y Wordperfect dejó de estar en los primeros puestos en popularidad y ventas.

Los procesadores de textos para escritores son un recurso esencial. Al menos para mí lo fueron. Ya no. Tener tantos archivos para un mismo proyecto me resultaba engorroso a más no poder. Por no hablar de que tenía que meter comentarios y notas por todas partes y al final era un auténtico desatino.

Fue algo más tarde cuando me enteré que había gente que ya había pensado en programas con herramientas más integrales para escritores. Empecé a buscar y me encontré con algunas alternativas, pero me quedé con una, que es con la que trabajo a día de hoy: Scrivener.

 

Me acuerdo de Wordperfect, la tuve tanto para DOS como para windows 3.1. ¡Era maravilloso! De repente te sentabas delante de tu monitor monocromo y podías hacer cosas increíbles Clic para tuitear

 

¿Qué es Scrivener?

Para mí, el mejor software para escritores que existe en el mercado. Podría escribir páginas y páginas describiendo sus cualidades. En Scrivener puedes abrir un proyecto, digamos una novela, en la que cada capítulo o escena se graba en archivos diferentes, pero que aparece todo en el mismo proyecto y  la misma pantalla. El guardado es automático y permite hacer copias de seguridad, tanto en la nube como en cualquier unidad de disco de tu estación de trabajo. Pero las utilidades de este programa van mucho más allá de esto. A continuación te lo explico con un poco más de detalle.

introducción a scrivener

Scrivener lleva el proceso de escribir una novela a otro nivel.

Características principales de Scrivener

-Puedes organizar tus capítulos, escenas o partes como archivos independientes, que puedes arrastrar o soltar dentro del programa.
-En una sola pantalla puedes trabajar con archivos de documentación, investigación que estés llevando a cabo sobre tu proyecto, los capítulos o escenas, plantillas de personajes. De hecho puedes hasta hacer tablas con información sobre tu trabajo.
-Tienes una vista en forma de tablón de corcho, donde están todos tus archivos y que puedes usar a modo de escaleta para organizar tu novela.
-Tiene etiquetas, metadatos y estados personalizables, para que puedas asignar a cada uno de tus capítulos o escenas si están acabados, son un primer borrador, si están en revisión y mucho más.
Sistema de búsqueda avanzado. ¿Quieres guardar una búsqueda para un personaje o un lugar concreto para saber en dónde sale? Scrivener te lo permite hacer de una manera muy fácil y extremadamente eficiente.
-Tienes diferentes vistas de tu proyecto, desde el panel de corcho hasta el planificador, lo que te proporciona la oportunidad de tener una visión global de tu proyecto de una manera muy sencilla y accesible.
-Puedes hacer «instantáneas» para diferentes revisiones. Por ejemplo puedes hacer una instantánea de cada uno de tus capítulos para el primer borrador, otra para cuando hagas la revisión ortográfica, otra para cuando hagas una revisión de estilo, etc…
Barra de progreso. Puedes elegir cuántas palabras quieres escribir por capítulo o escena. También cuánto quieres que ocupe el proyecto total. Podrás ver la evolución en todo momento y llevar un control de tu trabajo.
-También tienes notas para cada archivo y notas generales del proyecto. En cada capítulo por ejemplo puedes trabajar en la sinopsis en las notas del documento para que cuando empieces a escribirlo lo tengas ya bien definido.
-Y muchísimo más: puedes usar pantalla dividida,usar iconos a tu gusto, exportar a cualquier formato (epub, mobi, pdf, rtf, doc, docx, etc…)La lista es enorme.

introducción a Scrivener

Scrivener está disponible para Windows, macOS e IOS

¿A quién le puede servir Scrivener?

Pues viendo la sección anterior ya cualquier puede entender que para escritores, investigadores, autores de blogs y cualquiera que tenga que trabajar escribiendo le va a venir de perlas.

En próximos artículos me extenderé un poco más sobre las bondades de este programa y explicaré a fondo algunos de sus entresijos, como pueden ser la compilación a determinados formatos, trabajo con escenas, uso del inspector y más.

Espero que os haya gustado el artículo y que le deis una oportunidad al programa. Creo que tienen una versión de prueba en su web.

¡Un abrazo y gracias por visitarme!

 

 

Relacionado